::METAL SLUG FORCE COMUNITY::

Mi Querida Sargento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Anuncio global Mi Querida Sargento

Mensaje por DLN el Vie Oct 23, 2009 3:05 pm

Shocked Para ke vean lo corrompido de mi mente aki esta es fic ke se lo muestra... :arrow:

Mi Querida Sargento
By: Juancho DLN

Como cualquier historia de amor, o de desgracia, todo comenzó…

Hace más de un año que ingrese a las fuerzas SPARROWS, junto a otras chicas, que no tuvieron la surte de sobrevivir la última prueba, en donde conocí la verdad de la guerra; al iniciar esa prueba, toda perecía normal, pero termine peleando contra el ejercito rebelde, quienes querían esa maldita isla como nuevos cuarteles generales, sin recordar dolorosamente la traición de mi primer novio Allen O’Neal Jr. Pero no piensen mal de mi, él me engaño al igual que a toda la armada regular, me dijo que yo era todo para el, pero en el ultimo momento me dejo. Por suerte, fue antes de entregarme completamente a él… afortunadamente, tuve la ayuda de un chico muy agradable, del cual tuve el placer de conocerlo, durante esas noches que pase en esa jungla infestada de feroces mosquitos y soldados rebeldes.

Al regresar de nuestra exitosa misión, nos asignaron a las fuerzas especiales de la armada, a mí al escuadrón SPARROWS y a él al Perigrine Falcon. Tenemos el honor de pelear con nuestros héroes, a su lado y compartir sus habitaciones, las cuales solo uno pocos tienen el privilegio.

Mi vida parecía completamente solucionada, desde que mis progenitores murieron en ese brutal accidente automovilístico, hace dos años. Al morir mis progenitores, me vi sola en un mundo lleno de rencor y odio, a pesar que mis padres, eran buenas personas, ninguno de mis parientes se quiso hace cargo de mi. Durante los primeros días después de la trágica perdida, no tenia donde dormir, comer, y vivir; la organización en la cual trabajo mi padre desde joven, antes de conocer a mamá y luego engendrarme, decomiso todo lo que poseía mi familia. Me vi en la necesidad de sobrevivir, como fuera necesario, así que ingrese a las filas de la armada; tres comidas el día, una cama confortable, y un lugar al cual llamar hogar, parecía muy atractivo.

Pero no me arrepiento, si he sufrido, la muerte mis compañeros, pero eso es algo inevitable en la vida de un soldado… con el paso del tiempo y de las temporadas, mis problemas se acabaron, me hice amiga intima de unas soldados que eran un poco mayor (mencione que mentí sobre mi edad al ingresar a la armada regular. Se que en mi registro o bibliografía, aparece dieciocho años en mi debut, pero en realidad tengo diecisiete y medio actualmente. Como se imaginaran, yo solo tenia la tierna edad de quince y medio cuando ingrese, si estoy consiente que es ilegal, pero eran tiempo de guerra y no les importo mi edad.) Una de mis amigas mas apreciadas, pero a la vez mi rival en el amor, es Nadia Cassel quien me recibió con una gran sonrisa y media torta de chocolate, cuando llegue a la base, (Sigo pensando en que le sucedió a la otro mitad de esa torta) a esta chica, la quiero, pero en ocasiones la desprecio y le deseo lo peor. Otra de mis mejores amigas es Angélica Morros, la compañera de Iron, quien es la novata de la barraca, aunque ya ha estado en batalla; a esta chica me simpatizo por su forma de ser, es muy leal, pero a la vez una mala influencia, a veces, me susurra al oído cosa como: hacer un trió, con su nuevo novio, mencione que es muy enamoradiza y coqueta. Otras veces me insinúa que debo abrir la piernas si que quiero un hombre, como los que tiene las sargentos de mi escuadrón.

Pero mi desdicha comenzó, desde la llegada de los nuevos elementos, que se autodenominan JJL Corps. Los cuales solo son un monto de cretinos, (perdón por la expresión, pero eso es lo que son) el primero en llegar fue un tipo alto, algo despistado, que se la pasa haciendo revisiones, en la habitaciones, sin mencionar que roba, prendas intimas, y luego las remata entre los lujuriosos oficiales, (Esto es cien por ciento verdad, la semana pasada, encontré a Marco, oliendo uno de mis calzones) luego de su arribo, llegaron unos peores, como si no se pudiera; como eran chicos tan problemático, Hank, le puso un oficial para que los corrigiera… puso a cargo a un tipo muy grande, no a comparación de los gemelos que siempre lo acompaña como sus sombras. Junto a el llegaron los primos de este sujeto los cuales son un dolor en el trasero, son muy provocadores, e infames.

Ese no es el punto, todo mi problema, empezó, cuando Walter Ryan, ya me había pedido por fin ser su novia, ya que se había cansado de perseguir a mi amiga Nadia, la cual se dio cuenta de mis sentimientos por ese chico, y decidió apartarse, como lo haría una verdadera amiga de corazón. Walter me trato muy bien desde el principio, me cedía su ración de postre, me llevaba a ver una película, cada vez que teníamos licencia, en la calle a veces me compraba, cosa, como: un nuevo peine para cabello corto, como el que me encanta tener. Pero lo bueno, no dura para siempre, me decía mi difunta madre, desde que llego el sargento Blas, Walter se intereso, de inmediato en sus actividades, y el no solo fue el único, hay rumores que incluso el Mayor Rossi, se involucra, sin mencionar que Iron y Trevor también frecuentan a este molesto sujeto.

Como sabrán, en toda relación de noviazgo, llega la ocasión, en que ambos queremos llegar al siguiente nivel. Un día como cualquier otro, Walter me llevo a un espacio abierto, en un lugar de la base no muy frecuentado, mientras caminaba, ya pensaba que ya era hora de dejar la virginidad atrás, ya que el era el único en que confiaba y no era un chico tan malo, decide, aceptar todo lo que me propusiera. Al fin llegamos al lugar, en el cual Walter, me preparo un emparedado de mantequilla de maní, yo ya sabía que no podía cocinar, ya que su madre me conto: que Walter quemaba hasta las ensaladas.

Al terminar nuestra merienda, el me tomo entre sus brazos, y me pidió que le demostrara el amor que le tenía, yo accedí, pero le dije que no en ese lugar, no quería que nos interrumpieran… el se negó al principio, pero accedió a mi petición. Esa noche nos encontraríamos en mi habitación, pero antes de su llegada les pedí a Nadia y Angélica que me dejaran la habitación libre. Nadia brinco de alegría ya que estaba feliz por mí, además luego de esa noche Walter no la asecharía y acosaría más; en cuando a Angélica, como amiga que es, me dio a tomar varias pastillas anticonceptivas, para que no se produjera un accidente. (Vaya hasta que entendí el chiste, que me contaron el otro día) La cita iniciaba a las nueve de la noche, cuando ya todos estén dormidos, y los sargento hallan hecho su ultima ronda; las chicas dormirían en las habitaciones aledañas, con otras cadetes y soldados, con ellas no hubo problemas. (Las chicas estamos más unidas de lo que parece)

La hora acordara llego, mi corazón latía, con gran fuerza, sin mencionar que nunca había hecho esto… he visto la películas hentai, de la colección privada de Marco, las cuales Eri se la agarra sin permiso y las observamos, según la Mayor Sophia, es una sesión de entrenamiento, y hasta algunas veces, han sido obligatorias. Pero algo que note, es que a Eri, solo nos trae las de tipo Yuri. Lo que concluyo es que a los hombres le excita mucho ver a dos mujeres, expresando su amor, una a otra.
Algo me parecía raro, Walter no se presentaba, vi el reloj de la habitación mientras estaba sentada en la visera, solamente vestida con mi ropa interior… ya eran la doce de la noche, y mi novio no se presentaba, así que debía acostarme y dormir, porque mañana, la Mayor Southwood, nos tenia una sorpresa, en el entrenamiento.

Esa noche soñé, con mi primera vez, al lado mi Walter, el cual acariciaba mi cuerpo, con tanta suavidad, como si estuviera con un ángel. A la mañana siguiente, las chicas, casi derriban la puerta, por saber lo sucedido, en la noche anterior. No solo se trataba de Nadia y Angélica, ellas estaban acompañadas de las chicas de las otras habitaciones aledañas, algunas de ellas asían preguntas un poco incomodas…

__ ¿Dime, duele mucho como dicen?

__ ¿No se escucho mucho ruido, así que supongo que no aguanto mucho?

__ ¿Qué se siente hacer el amor?

__ ¿Qué tamaño tenia?

__ ¿En que posición, lo hicieron?

Yo me quede atónita, nunca antes me hicieron tales preguntas, pero eran lógicas, la mayor parte de las chicas, no superan los dieciocho, y aparte de Nadia ninguna de nosotras tiene experiencia, con un hombre o una mujer. Permanecí en silencio, por unos instantes, y luego les conteste…

__ ¡Lamento decepcionarlas, chicas, mi supuesto hombre no se presento, así que no hubo sexo!

Las chicas se sintieron muy decepcionadas, y algunas me consolaron. En el desayuno, trate de encontrar a Walter para preguntarle por no había llegado…

__ ¿Han visto al soldado Ryan?

Muchos de los soldados, se reían, como su supieran algo de lo que yo desconocía; al poco rato de recorrer el comedor, encontré la mesa de los oficiales, en la cual se encontraba Walter, tomando cerveza y fumando, pero no cigarrillos comunes, estos no tenían filtró, como los que nos ofrecía Angélica, cuando estábamos en una misión de reconocimiento en Egipto. Conozco a Walter desde hace tiempo, y nuca lo vi comportarse de esta forma tal vulgar. A l percatarse de mi presencia, tiro el cigarro al suelo y lo apago, se levanto, bueno casi, estaba completamente ebrio y algo insolente…

__ ¡Tyra, que bien! ¿Qué deseas pelitos corto?

Me enfureció la forma en la que hablo, pero me calme, ya que enfrente de di se encontraban los oficiales, el capitán Roving, y el Mayor Rossi, me observaban como si fuera una intrusa en su aérea, pero el que da miedo es el nuevo Teniente, me miraba con sus ojos cafés, al verlos, vi en ellos los mismos ojos de asesino sanguinario como los de la sargento Kasamoto, pero estos eran muy diferentes, eran como diez veces peor que ver los de la sargento. Temí por mi vida, ya que incluso Trevor que tiene el rango de sargento estaba allí, pero también el era diferente, no me quería cerca, ya que le desagrada mi forma de ser, no se por que; así que agarre valor, y le pregunte con un tono firme y directo:

__ ¿En donde estuviste anoche, ya que faltaste a nuestro compromiso?

El mi ignoro, por uno instantes, Walter se reía, mientras movía la cabeza de una lado al otro, en ese momento comprendí que se encontraba bien intoxicado. Al fin decidió hablar, pero lo que me dijo fue devastador…

__ ¡Uno de le dice a un vieja, que le demuestre que lo quiere, pero ella te sale con que no quiere, y luego te dice, que en otro lugar, en el cual ella sabe que no se puede llegar… así tu decides darle otra oportunidad, pero ahora, llega cuando estas con tus amigos, muy tranquilamente, tomando el desayuno, y ella entra y te comienza a demandarte, por que no cumpliste y luego trata de que te veas como un cretino, enfrente de tus amigo!

Walter se sentó de inmediato, y trato de tomar otra cerveza, pero esta vez, el Mayor lo golpeo el cabeza con la lata, y le dijo:

__ ¡Escucha, soldado si quieres estar con nosotros, no le debes faltar el respeto a un mujer, y en especial a una que se tomo la molestia en preguntar sobre ti!

Walter se rió por uno momento y contesto, pero antes de eso se subió a la mesa, y comenzó a gritar…

__ ¿Sabe mayor, a quien amo en realidad?

__ ¡Soldado bájese de la mesa!

Le ordeno el capitán, el cual se paro, estaba listo para llevar a Walter a la celda de castigo, por mal comportamiento… pero Rossi lo detuvo, al parecer quería saber lo que iba a decir, así que hizo una seña al ebrio Walter, para que continuara…

__ ¡A la mujer que amo, con todo mi corazón, es Nadia Cassel y no esta prostituta que me viene a regañar!

Fue como un golpe directo en mi corazón, en mi pecho solo se sentía el ardor de una navaja, que atravesaba mi corazón partiéndolo en pedazos. Por suerte el Capitán Roving, golpeo a Walter en el estomago para que se sentara, y luego dos de los sargentos nuevos los llevaron a fuera a la celda de castigo, por faltas a la moral.

En cuanto a mí, estaba inmóvil enfrente de todos los oficiales, con mi mirada hacia abajo, no quería que vieran mis lágrimas, me mantuve así por unos minutos hasta que uno de los sargentos sentados junto al teniente que me aterrorizaba dijo algo escalofriante:

__ ¡Quiten a esta vieja de aquí, ya oyeron lo que dijo nuestro nuevo miembro Walter Ryan, ya que nos hizo caso de tomar a esa otra chica, la que era modelo o algo así!

De repente, dos soldados me tomaron de lo brazo y me llevaron lejos de la mesa, pero el silencioso Teniente, por fin abrió la boca, lleva seis meses en estas instalaciones, pero jamás lo había escuchado hablar. El cual ordeno lo siguiente:

__ ¡Soldados, dejen en paz a esa chica, ella es ajena a nuestros asuntos, además es un buen elemento y seria una verdadera lastima, que le sucediera algo!

De inmediato, comprendí que esos soldados me llevaban a fuera, no para alejarme de Walter, si no para asesinarme, como lo hacen en las películas de mafiosos que miraba junto a las chicas las noches de los sábados. Pero lo escalofriante de la esta historia es que incluso el buen Mayor Rossi lo permitió, e incluso estaba de acuerdo, con tal comportamiento. Decidí ir de inmediato ante Hank para infórmale lo sucedido, pero cuando llegue a su oficina, antes de entrar en ella, note que la puerta esta media abierta, así que decide dar un vistazo.

No podía creer lo que sucedía, un hombre muy grande, con vestimenta completamente de blanco y una mascara blanca con un león rojo justo en medio de la frente; en su saco solo logre distinguir unas letras, las cuales eran: JJL2. Este misterioso personaje, hablaba en español con Hank, quien se agarraba la barba como si fuese un asunto muy grave. Pero por culpa de un ratón que me roso la pierna, brinque y caí detrás de un escritorio, hice tanto ruido, que atraje la atención de Hank, quien salió en compañía de el perverso sujeto… (Maldición, por que no tome el curso de aprenda español, en tres simples paso, ya que es uno de los tres idiomas, más hablados del mundo) Hank grito como era de costumbre…

__ ¿Quién anda allí? ¡Conteste y no le haremos daño!

Decide que era mejor seguir escondida, a pesar que ese maldito ratón corría por mi espalda. Pero para mi buena suerte entro en la habitación, el nuevo teniente, con unas formas en la mano izquierda. Al percatarse de la presencia del ese sujeto, ambos hicieron maniobras, y se alejaron uno del otro, pero el sujeto de blanco, se arrojo por la ventana, y despareció de escena. El teniente, miro fijamente a Hank, quien mostraba una profunda preocupación por lo sucedido; el teniente se percato de mi presencia, ya que tiene una vista de francotirador, pero no menciono nada. Se dio la media vuelta y se alejo, pero no antes decir unas simples palabras que aturdieron tanto a Hank, que casi ensucia sus pantalones:

__ ¡Teniente Coronel, Ichimonji, se de todas sus operaciones, así que le aconsejo, que prepara sus cosas, para mudarse a la prisión militar, ya que su reino de infamia y corrupción ha de terminar, cuando yo lo decida, y no piense en recurrir a sus amigos de Red Lion, por que ya obtuvieron lo que querían de usted, y eso lo convierte en un elemento ya desechado, así que nos veremos pronto, ya que ahora yo controlo su vida y existencia!

Se retiro, y en cuanto a Hank, se encerró en sus oficinas, yo me hice la inocente y llegue a contar lo sucedido en el comedor, pero Hank, solo me miro fijamente e hizo un gesto de desagrado, medito por un rato y luego me dijo algo que nunca olvidare:

__ ¡Pequeña Tyra, en nuestras vidas cometemos errores, y el más grande que he cometido es relacionarme, con una organización, y ahora veo las consecuencias de eso, mis mejores y más leales soldados, me han abandonado, sin mencionar que lo que le sucedió a tu novio, es algo que no puedo explicar, ya que algunos personas, quieren lo que mas desean son capaces de obtener tales sueños, dando a veces algo que parece insignificante pero al paso del tiempo se lamentaran por hacerlo!

Lo observe mientras se sentaba en su silla favorita, y luego dijo unas palabras más:

__ Quisiera ayudarte, pero para mi es tarde ya, pero para ti la vida comienza, y no te desanimes jamás, y no olvides esto, no te atrevas a interponerte ante los miembros de JJL corp. Ya que he visto lo que son capaces de hacer, para cumplir los más bajos deseos de sus miembros.

Salí de su oficina, luego de esas confusas palabras, nunca había conocido ese lado de Hank, su fama de ogro gruño malhumorado lo precede desde la academia, a caminar por el corredor, encontré al teniente quien afilaba un cuchillo con una piedra… al verlo sabía que me esperaba para acabar con migo, pero no le seria tan fácil yo si me voy a defender y no me voy a dejar vencer como lo hizo Hank. Tome aliento y le pregunte una cosa:

__ ¿Va acabar con migo?

El teniente me observo se pies a cabeza, por unos instantes y respondió:

__ Ja, ja, ja, ¡No tengo nada contra de ti pequeña, además lamento la intervención de mis asociados con tu relación!

__ ¡Valla que bueno que no me va a matar, por que casi ensucio mi ropa interior!

Lo conteste con un poco de humor, el teniente se rio unos instantes y luego se alejo. Pensé que me había librado de esta, pero tal vez no lo lograría otra vez.

Paso una semana, mi relación con Walter se termino, ese chico se la pasa viajando a Centroamérica constantemente, en unas tales misiones humanitarias, las cuales son dirigidas pos el nuevo sargento.

Mientras camina por los pasillos de la base, después de terminar mi entrenamiento rutinario, con la mayor Greenville, me paseaba sin rumbo, tardeando una canción, que ni me acuerdo donde escuche; de pronto mientras pasaba en frente de una habitación, escuche unos gemidos, y algo se ruido… de inmediato aliste mis revólver .38 para investigar tales ruidos, ya que ha esa hora, no debe de haber nadie en esta zona.

Me asome cuidadosamente por la puerta, por fortuna se encontraba abierta, al asomarme por ella, me impacto lo que fue que encontré... en el interior de la habitación, encontré al Mayor Rossi junto a la Sargento Germi, la cual estaba acostada en la litera, con la piernas separadas, y completamente desnuda, esperando por el Mayor; al ver al Mayor, se estaba colocando un preservativo en su miembro, antes comenzar a disfrutar.

Tal vez sea la edad que tengo, o la falta de atención o de novio la cual me impulso a quedarme a observar, lo que ellos dos hacia, además debo de agregar que tengo curiosidad, si tuve clases sexuales en la escuela, pero de la teoría a la practica hay un camino muy largo. Cuando entre en la adolescencia, a veces me despertaba por la noche, por ciertos gemidos, que procedían de la habitación de mis padres, no les prestaba importancia, pero como pasaron los años, me llene de curiosidad y le pregunte a mi madre, la cual se sonrojo, y me explico que eran cosas de adultos y algún día yo también las haría.

Así tome la decisión de quedarme como espectadora, guarde mi arma y quede en silencio, mientras que el mayor asía unas poses, y uno que otro movimiento muy provocador para excitar a la sargento quien lo disfrutaba. A los quince minutos de exhibirse, al fin decidió que hora de comenzar, se acerco lentamente a Fio, y deslizo su lengua por todo su torso hasta llegar a su zona, Fio emitía unas risas junto a gemidos de placer mientras que Marco llegaba. Marco comenzó a lamer su pubis y luego saboreaba sus labios, buscando su clítoris, mientras que Fio, gemía y contorsionaba su cadera, por la excitación que recibía de su compañero. Marco seguía lamiendo su zona, mientras que Fio lo disfrutaba tanto que enrosco sus piernas alrededor de la cabeza de Marco, para acercar y apretarlo cada vez más contra su humada y rosada abertura, la cual escurría de jugos vaginales. De pronto Fio emitió un enorme gemido casi en forma de un grito, y apretó a Marco tan fuerte que creo que casi lo ahoga… era un orgasmo muy fuerte tanto que cuando Marco se separo, su cara escurría del brillante líquido, tanto era que parecía que no solo su cabeza se lleno por completo si no también su pecho…

Fio se recostó un poco, para descansar, pero Marco no lo permitió, de inmediato se subió encima de su cuerpo, con algo de rudeza separo su piernas, dejando a su merced su entrada vaginal, la cual esta que ardía por el ultimo orgasmo. Marco acariciaba los enormes senos de Fio, los lamia, pellizcaba e incluso los mordía causándole una excitación tremenda, poco a poco comenzó a penetrarla, con movimientos suaves y constantes, con los cuales producía un ruido, al chocar ambos cuerpos; Fio gemía, y su respiración se hacia cada vez más fuerte y exclamaba uno que otro:

__ Ahhhhhh, ahhhhh, ahhhhhh

Marco, apenas decía algo, su boca no se apartaba de los duros y rosados pezones de los senos de Fio, quien no podía más… sus caderas sufrían mucho castigo, pero ella lo disfrutaba, tanto que estaba a punto de correrse, sus caderas sufrieron un espasmo, y luego ella grito:

__ Aaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh, si siiiiiiiiiiii, ahhhhhhhhhh

Fio había acabado, pero Marco tenía aun más, pero decido parar allí, no quería lastimar a Fio, ya que ella se había desmallado por el último orgasmo. Marco se retiro de ella, no antes de terminar, ahora fue el que dijo:

__ Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhh

Se coloco boca arriba y retiro el preservativo lleno de aquel líquido blanco, beso a Fio en la boca y luego se volvió a vestir, tiro el preservativo usado en la tasa del baño y se propuso salir de la habitación… al percatarme de eso corrí a la esquina del corredor para que no me viera y me castigara por fisgona, o aun peor, la fama del Mayor Rossi, lo precede por hacerle amor con las cadetes que no le obedecen o si se niegan el las castiga aun peor que Hank.

Al estar unos minutos oculta en la esquina, que no me di cuenta que era un corredor sin salida, decidí asomarme, si había peligro. Cual seria mi sorpresa, cuando saque mi cara por la esquina, me tope con pecho del Mayor, quien me miraba con una cara llena de ira. Casi sin habla le pregunte:

__ ¿Va a castigarme?

Marco me miro, con detenimiento y contesto:

__ ¡Ya no eras una niña, así que te voy a enseñar algo!

Puse mis manos en mi boca y empecé a temblar, no quería perder mi virginidad con un hombre mayor, y no solo eso en el sucio suelo de ese corredor. Me arme de valor y le pregunte:

__ ¿Qué me va enseñar?

El Mayor medito unos instantes, y luego me hablo con tono muy fuerte:

__ ¡Date la vuelta, y ponte flojita!

El miedo invadió mi mente, si gritaba, aunque alguien me escuchara, no se atreverían a enfrentar al Mayor Rossi, ni aun el temible Hank, puede con el. Así que le suplique:

__ ¡Por favor, no así, nunca he hecho esto antes y no quiero que sea de esta forma!

El mayor sonrío de una forma muy siniestra y exclamo:

__ ¡Te voy a enseñar a no andar espiando a las parejas cuando están juntas, así date vuelta o yo te voy obligar!

Al oír esa amenaza, me di vuelta, tal vez si me muestro cooperadora no me lastime o sea muy brusco con migo, ya que soy muy joven y no estoy totalmente desarrollado como Fio, quien ya es toda una mujer. El Mayor hizo silencio unos segundos, luego oí algo que me helo la sangre, el ruido de un cremallera, abriéndose. De inmediato mi mente se nublo, no quería que me hiciera algo, sea donde sea, me lastimaría demasiado, además nunca me podre casar, si el decide satisfacerse con migo. Así que pregunte:

__ ¿Qué va hacerme?

El Mayor contesto con voz de mando:

__ ¡Ya veras, cuando termine, habrás aprendido la lección!

El miedo se apoderaba cada vez más, mis piernas temblaban, y una cuantas gotas de orina cayeron al suelo… tanto era mi miedo que perdí el control de mi vejiga. Le volví a preguntar:

__ ¿Al menos va usar protección verdad?

El Mayor contesto:

__ ¡No la necesito, ya que la va salir perjudicada eres tu?

El miedo término de adueñarse de mi, a parte de ser abusada, podría quedar premiada, aun peor estoy en mis días, y además estamos hablando de Rossi, el viril Rossi, quien nunca se cansa. Tome aire y le dije:

__ ¡Por favor, ya aprendí mi lección no lo vuelvo a hacer!

El mayor tomo mi mano, la coloco en mi espalda, y luego me dijo con una fuerte voz:

__ ¡Ya es demasiado tarde, así que prepárate!

No supe que hacer, tal vez con mi mano, iba a obligarme a ha desvestirme… o algo peor. Decide que si el quiera aprovechar su rango y fuerza que le costara, y que pase un infierno para conseguir lo que quiere… con mi mano libre, la desliza hasta funda de mi revólver, con un disparo en el muslo será suficiente, o en peor de los caso, me vuelo la tapa de lo sesos… al buscar mi arma, no estaba, Marco la había tomado, si que me diera cuenta, no solo eso mi cuchillos, o cualquier cosa con la cual me pudiera defender. No hay duda que tiene experiencia asiendo eso… no me iba resignar, y es necesario lo muerdo y ya. El mayor se percato de mis movimientos, así que aferro mi mano con tal fuerza que creí que la partiría en dos… abrió mis dedos, y coloco un objeto de ellos y luego dijo:

__ ¡Soldado Elson, como castigo por espiarme, tendrá que limpiar este corredor, con el cepillo de dientes de Tarma, sin ayuda, ni protección, y debe quedar impecable, o si no deberá repetir el castigo, pero esta vez lo realizara con su propio cepillo dental!

Luego de eso me soltó, y se alejo, en ese momento me sentía como toda una estúpida, me imagine lo peor, es gracioso como la propia mente le hace jugarretas. Las cosas que pasaron por mi cabeza fueron espantosas; solo imagínense, tirada en ese corredor, sucia, con mi vagina llena de semen de un hombre acabo de conocer, quizás embarazada, tendría que abandonar la armada por miedo, a que quieran deshacerse de mi bebe quien nunca conocería a su padre, cuando el preguntara, ¿quien es padre?, que le podrá decir, que fui violada por un oficial durante mi servicio, y que es hijo de una cualquiera. No importa ahora, prefiero limpiar este asqueroso pasillo, con el cepillo del Capitán a que el Mayor quiera demostrarme por que le dicen “Casanova Rossi”. A por cierto la cremallera era de un bolsillo de su famoso chaleco rojo, donde guarda el cepillo dental.

Pero que experiencia aquella, nunca se me va olvidar, por poco hago una tontería, quien diría que no le soy atractiva al Mayor. Pero supongo que esta bien creo… me tomo toda la tarde, llego el crepúsculo, aun seguía tallando con el maldito cepillo de Tarma, ¿Por qué cepillo dental del capitán Roving? nunca lo sabré. Me perdí la cena, yo con un hambre… pero termine mi castigo, me limpie el sudor con mi muñeca, y luego salí del corredor; por curiosidad, eche un vistazo, en la habitación, ya se que no aprendí mi lección y dije que no lo volvería hacer. Pero la curiosidad me domino una vez más; asome mi entrometida cara adentro de la habitación… al revisar completamente su interior, solo encontré a la sargento Germi, durmiendo profundamente. Pensé algo así: - ¡Pero que virilidad del Mayor, para dejar fuera de combate a una de las sargentos mas temidas de la armada, se podía decir que la había domado por completo, y ahora que me hubiera echo a mí, si le gustara! –

Saque mi cabeza de la habitación, pero cual fue mi sorpresa, al retroceder me tome con un cuerpo muy bien formado… titubeé unos instantes, luego me di vuelta para ver si no se trataba del Mayor, quien había regresado por más. Por suerte a darme vuelta, me percate de que se trataba, del capitán Roving y el teniente nuevo, como se llame. Al verme en este incomoda posición ambos preguntaron:

__ ¿Qué hace soldado Elson?

__ ¡Bueno yo nada mas… le venia a pedir un consejo a la sargento Germi!

Ambos se rieron, me imagino que ambos se imaginaron que el mayor, había hecho de las suyas de nuevo, así que les iba tocar que dormir en otro lugar. El capitán como siempre, con sus comentarios indiscretos, y sus típicas tonterías, hizo un comentario, antes de marcharse:

__ ¡Baya que rápido crecen estas chicas, hace unas semanas jugaban con muñecas, y ahora vienen a preguntar a las sargentos sobre de donde vienen los bebes! Ja, ja, ja, ja, ¡Como han cambiado los tiempos!

Este simpático chico se alejo, a veces me pregunto por esta con Eri, si habemos chicas como yo, con un carácter más agradable. Decidí que era hora de salir de allí, antes que me sucediera algo malo en verdad… pase por cafetería haber si había quedado algo, con que llenar el vacío de mi estomago, pero en que estaba pensando, la soldado Cassel arraso con todo lo comestible en esa zona; se dice cuando ella come, no hay necesidad de quitar cochambre de las ollas, ya que se lo come todo.

Salí de la cafería hacia el dormitorio, para dormir ya que eran como las once de la noche, y mañana es día de revisión medica, así que debo lucir impecable. Llegue a la entrada de las barracas, al estar allí note que el capitán Roving y el teniente, estaban comiendo unos emparedados de jamón con queso, que les había preparado alguna de las chicas. Pase junto ellos, los salude como es la costumbre, y continúe con mí camino, pero mí estomago hizo esos vergonzosos ruidos, el teniente me tomo del hombro, y me dijo:

__ Tome soldado, esta en crecimiento y necesita más esto que yo, así cómaselo sin problema, ya que mañana será un día algo agitado.

De entrego su emparedado, y yo me lo empecé a comer, enfrente de de ellos, esta muy sabroso, y es más no he comido nada en todo el día. Antes de entablar conversación, uno de los cabos, creo que fue al que le dicen loro o perico, no se porque será, llego y le hablo nuevamente al teniente en español, y luego se marcho junto con el. Al retirarse el teniente junto al cabo, Tarma me dio un poco de su soda para pasarme el emparedado, mientras me dijo unas palabras muy graciosas.

__ ¿Ves estas mordidas que tengo en las manos?

__ Si capitán…

Le conteste algo sorprendida por la pregunta fuera de serie que me hizo.

__ Tu eres la primera persona, a la cual observo que ese sujeto le convida de su comida, ni siquiera a mi o a Marco nos deja acércanos, cuando como algo. Y ahora sabes por que tengo mordidas en las manos.

Me tomo un poco de tiempo asimilar el comentario no sabia que responder así que le dije:

__ ¿El teniente le incoó el diente?

El capitán se rio un poco de mi respuesta y luego respondió:

__ ¡No soldado!, como cree, cuando intente robarle un chocolate al teniente, el me sorprendió, me sujeto y me metió las manos el las jaulas de los chiguaguas, que usan en los laboratorios, así que esos malditos perritos, se dieron una banquete con mis manos y brazos.

__ ¿Qué bueno que no le metió la cara?

Le respondí con un poco de humor para quedar bien con… pero el me contesto con otra historia:

__ ¡Eso fue los que le hizo a Marco, cuando le robo su ración de pollo en el almuerzo!

Nos reímos un tiempo, me pregunto si es verdad de lo perritos, o si lo que hizo el teniente, ya estos dos no tienen fama de ser buenos amigo, así que tienen una motivo para desprestigiarse uno al otro. Termine mi emparedado y la soda, le di las gracias al capitán y le dije que también le agradecía al teniente y se lo digiera por mí, cuan lo viera de nuevo.

Me despedí del capitán y entre en las barracas para descansar, al llegar a mi habitación, abrí la puerta y prendí la luz, lo que encontré casi me deja siega… Nadia estaba haciendo el amor con Trevor. Nadia se encontraba sentada encima del cuerpo de Trevor, quien gozaba por el placer que le provocaba Nadia, la cual se retorcía encima de él. Al prender la luz, creo que lo asuste, al ver mi silueta, pensaron que era una de las sargento haciendo mis rondas, ya que el castigo, para un soldado del PF. Por ser sorprendido teniendo relaciones, dentro de las barracas SPARROWS es de quince días, en le pozo. Tanto para el chico como para la chica involucrados. Trevor se levanto de inmediato, tirando a la podre Nadia al suelo, al lado de la cama, quedando sus piernas hacia arriba, mientras que el pobre sargento intentaba ponerse los pantalones. Cuando se percato que se trataba de mi, me dio un tremendo coscorrón, que casi me deja inconsciente. Al sobarme la cabeza le grite:

__ ¿Qué te sucede?

El me respondió con una voz muy fuerte, que casi despierta a las demás chicas:

__ ¡Me asustaste! No vez que el castigo por estar aquí es grave, además esta iba a ser…

Me impacte de lo que me decía, el gigantón de Trevor, nunca había tenido novia, el se encontraba en la misma situación, en que yo me encontraba. Ahora comprendí todo, Tarma y el Teniente, no estaban haraganeando allá afuera, si no que estaban montando guardia, para que no sorprendieran a su amigo, mientras se le quitaba lo decente. Me sentí horrible, les arruine la noche a mi amiga y un chico que nunca tendría una oportunidad así.

Nadia, jalo unas sabanas, y se cubrió, ya le he visto todo, en las duchas; pero hay que conservar la decencia, así que me vio con mala cara, como si me decía que ella me ayudo y yo la decepcione. Intente salir de la habitación, para dejarles libertad de seguir con los actos, pero Trevor se me adelanto, salió del cuarto con su camisa y chaleco en las manos, pero dejo sus bóxer en la cama de arriba, la cual era la mía. “No voy a dormir allí”. Nadia no me dijo una sola palabra, se puso una playera, y se dispuso a dormir, y me dijo que yo hiciera lo mismo.

A la mañana siguiente, entro la sargento Kasamoto, gritándonos:

__ ¡Muy bien chicas, hoy toca revisión, así que aféitense bien al ras, y abras las piernas a los médicos, para que las revisen!

Hicimos una fila, por todo el corredor de la barraca, la Mayor Riviera llego con una lista, atrás de ellas entraron los doctoras, junto a enfermeros en entrenamiento, por suerte todas eran chicas, algunas muy nerviosas por los exámenes.

El general, no permite la entrada a un doctor varón, a nuestra barracas, ni siquiera a realizar sus practicas, por fortuna para nosotras, ya que es un hombre muy conservador, además los oficiales son muy recelosos con sus chicas, en especial el Mayor, quien le da una verdadera paliza al soldado que se atreva a ver mal a la sargento Germi. Hablando de ella, entro en la barraca cargando un estuche que contenía las nuevas inyecciones que inmunización a los ataques químicos que usan la armada rebelde.

La Mayor Greenville, es un poco comprensiva, así que nos dijo:

__ ¡Muy bien señoritas, recibirán una inyección de parte de los laboratorios de la armada, la cual les garantizara no morir envenenadas por algún agente patógeno alienígeno!

La sargento saco la enorme jeringa del estuche, tenia unos veinticinco centímetros, solamente de aguja, algunas de la chicas, se echaron para atrás, otras protestaron. Pero todo fue inútil, pero la sargento Kasamoto nos hizo sentir mucho mejor haciendo un comentario muy divertido:

__ ¡No se quejen, mis niñas consentidas, la de los chicos es doble del tamaño y son dos dosis, un pinchazo en cada nalga!

Al terminar de decir esto, se escucho el primer grito proveniente de las habitaciones del PF. Todas las chicas soltaron la carcajada, para deshacernos de la tensión. Así fue como una por una fuimos llamadas a revisión por la Mayor Riviera, quien gozaba con nuestros cuerpos desnudos temblando por la enorme inyección.

Me sentía incomoda, por las miradas de las sargento Kasamoto, la cual no le apartaba la vista a mi trasero. Estaba casi a punto de entrar a la revisión, se me acerco, y me dijo:

__ ¡Soldado Elson, se nota que no tiene la mayoría de edad!

¿Cómo lo supo? Me pregunte a mi misma… mientras bajaba la mirada, sin que me diera cuenta, paso su mano por mi entrepierna, y luego me dijo:

__ Se nota que estas bien cuidada, ¿A caso tu tesoro tiene dueño?

__ ¡No me toque allí, por favor!

Le grite, asiendo que las doctoras salieran a ver que está pasando. La situación se volvió algo incomoda… y la sargento se retiro.
Algo perturbada por lo ocurrido con mi sargento, no puse atención que unas de las enfermaras era la que me iba a inyectar, y que estaba aprendiendo a hacerlo…

__ ¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhh!

Maldita sea, salí cojeando de la revisión, sin mencionar ¿Qué porque los doctores no calienta los instrumentos, que nos introducen al las cavidades? Esas cosas estaban bien frías, peor que una paleta fría en el invierno. Afuera me esperaba Nadia, por suerte no es rencorosa, al verme así me pregunto sobre que me había pasado la noche anterior, y por que los interrumpí cuando hacían el amor. Le dije que esperáramos a Angélica y les contaría a las dos mi extraña historia; nos dirigimos a la cafetería a desayunar, y buscar un poco de agua para ingerir un montón de vitaminas y píldoras que me recetaron. Nadia también cojeaba una poco, pero se hacia la valiente, al llegar a las mesas, notamos que nadie se podía sentar, por los dolorosos pinchazo, así que la mayoría de lo presentes comían sus alimentos de pie, incluso el mayor Rossi y capitán Roving, quien cargaban unas almohadas amarradas en sus traseros, y una que otra bolsa de hielo.

Al parecer a los chicos les gusta patearse los traseros, luego de ser inyectados, como una especie de prueba de resistencia. Al fin llego Angélica con un montón de pastillas, y con risa maléfica, al vernos allí paradas desayunando nos dijo:

__ ¡Con tanta drogas, no va ser necesario comprarlas al gato! ¿No lo creen?

__ ¿Usas drogas?

Le pregunto Nadia a Angélica la cual contesto:

__ ¿A caso no te gusta probar cosas nuevas?

Lo ven se los dije, es una mala influencia para nosotras, pero descuiden después de esto le ayudamos a dejar, su mal habito. Mientras desayunábamos, paradas por supuesto; y les relate mí el extraño suceso…

Al terminar de relataron, las chicas guardaron silencio, por unos segundos, luego soltaron la más gran carcajada de sus vidas, y exclamaron:

__ ¡Vaya que mente tan pervertida tienes!

__ ¿Dime, en serio creíste que Marco te quería como postre?

Me sentí muy ofendida, así que les grite:

__ ¡NO SE BURLEN!

Para mala fortuna, la sargento Kasamoto escucho todo, saben es un poco incomodo, al parecer me había seguido, para disculparse por su comportamiento. Nos interrumpió diciendo:

__ ¡Soldado Elson, quiero hablar a “solas con usted”, la espero en el hangar No.23, en una hora!

Me asuste, tanto que no quise comer más, además que Nadia en un descuido arrasó con todo lo había en la mesa… les comenté a las chicas sobre lo sucedido en la mañana y ambas quedaron de acuerdo, en:

__ Debes de acudir, si no lo haces, te castigara muy severamente, además no creo que sea de esas ciertas mujeres.

Me hice de valor y llegue al hangar No.23, entre en ese frio y oscuro lugar, me adentre cada vez más y más en la oscuridad, por suerte cargo siempre cargo mi lámpara de lectura para la noche; me la coloque en la cabeza, y seguí en busca de la sargento… ya era la hora acordada, cuando una misteriosa figura, me tomo por detrás, me tapo la boca para que gritara, luego de eso me tiro al suelo e intentaba bajarme el pantalón, junto con mi ropa interior. Yo pelea y pelaba, mi lámpara se me había ciado, por el golpe… de una patada logre zafarme… una risa siniestra rompió el silencio, junto con unas palabras que me asustaron:

__ ¿Qué paso soldado Elson a caso no quiere perder su virginidad, con una hombre?

Al tomar mi lámpara, note algo que me dejo atónita, se trataba de Walter, quien esta junto a Eri, quien se sobaba la cara, de la tremenda patada que le di, le paro y me reprocho:

__ ¿Así m agradece que le haiga traído a su novio?

No podía salir de mi asombro, así que Walter me levanto y luego me explico lo siguiente:

__ Lamento mucho lo que te dije en el comedor, pero me encontraba muy intoxicado, desperté hace unos días en la prisión, ni siquiera sabia por que estaba allí. Me acusaron por faltar el respeto a mis compañeros y faltas a la moral…

__ ¿Pero yo te vi que fuiste en misiones humanitaria a Centroamérica?

Le interrogue con una voz muy fuerte, y el dudo unos instantes, afortunadamente Eri intercedió y me explico:

__ El soldado Ryan, fue manipulado por una fuerte droga hipnótica, la cual es distribuida por los miembros de JJL Corp. Como rito de iniciación, al parecer Walter, no fue consiente de lo ha hecho en los últimos diez días; según mi experiencia lo llevaron a su cuartel general, y lo drogaron para que rebelaba, la ubicación de este.

Walter no salía de su asombro al igual que yo, el respondió con una voz muy titubeante:

__ ¡Ah sí, así es, pero la droga yo me la tome, por que pensé que era broma!

Me enfurecí, mucho con él todo lo que había sufrido, y todo por irse de pinta con sus amigotes, además los defiende, así que le di una patada en la espinilla y luego de pregunte:

__ ¿Walter porque los defiendes, si ellos pudieron hacer algo mucho peor?

Walter, brincaba de dolor, pero se calmo y me respondió:
__ Puede ser, pero recordaras, yo nunca tuve amigos en mi infancia, y al encontrar a estos chicos, que me simpatizaron decidí estar con ellos, lo cual tiene sus ventajas, si supieras hasta donde llegue, conocí lugares que la mayoría de las personas no saben que existen. En cuanto a la droga, yo fui el que insistió para tomarla o más bien la robe de la colección de unos de ellos; al verme completamente intoxicado, ellos me acogieron y me llevaron con permiso del Mayor Rossi, para darme el antídoto, ya que esa droga, es muy adictiva y provoca una mutación genética, con consecuencias devastadores para el consumidor. ¡Al menos eso fue lo que explicaron al despertar, pero en otras palabras saco a luz mi parte oscura de mi personalidad!

El maldito solamente se rascaba la cabeza mientras, nos explicaba las tonterías que había hecho; Eri le jalo las orejas, con tal fuerza que Walter grito:

__ ¡Hay quítenmela, quítenmela!

Pero algo quedo en duda, así que les pregunte:

__ ¿Por qué me querían bajar los pantalones?

Eri se rio, un poco, y luego me contesto:

__ ¡Solo quería ahorrarle el trabajo de bajártelos a Walter, ya deben aprovechar este momento, y si me disculpan tengo que castigar a ciertos chicos del pelotón de novatos!

Eri se preparo para salir, pero antes de retirarse me dijo al oído:

__ Se que Walter ha cometido errores, pero es un buen chico, y yo que tu no lo dejo ir, por que al parecer ya hay otras chicas que te lo quieren quitar…

Se despidió de nosotros, no antes de pasar su mano sobre mis senos, los cual éxito a Walter, quien se sonrojo por ellos. Al alejarse de nosotros, me grito algo muy chistoso:

__ ¡ALEJATE DE MI AMIGO MARCO, O VOY HACER QUE TE ARREPIANTAS!

Bueno se fue, así que Walter me hizo una pregunta capciosa:

__ ¿Me perdonas?

__ ¡Si!

Le conteste con voz dulce y luego yo le hice una pregunta que también lo sonrojo:

__ ¿Quieres hacer el amor?

Walter brinco, ya que el también estaba que no aguantaba más, las burlas de sus amigos por ser virgen y además no tener una chica como yo.

__ ¡Si! ¡Pero… nunca he hecho esto, antes!

Me burle de la cara que tenia, así que yo le conteste:

__ ¿Y tu crees que yo también lo he hecho antes?

__ ¡Bueno no!

Me respondió, con en tono bajo, así fue que comenzó la diversión…

__ ¡Espera un momento! ¿Tienes protección?

Le pregunte, antes que comenzáramos, y Walter pensó un rato y respondió:

__ ¡Tengo un chaleco de krevlat, aprueba de balas!

No se si reír o llorar, pero esa era la prueba de que nunca lo había hecho antes, así que le explique:

__ ¡No! Esa clase de protección no, me refiero a un preservativo…

Walter se puso rojo de vergüenza, y me contesto:

__ ¡No lo tengo! ¡Espérame tantito, Eri me dio algo en una caja!

Walter registro sus bolsillos y saco una pequeña caja, de la cual al buscar saco varios preservativos… como lo mencione antes, “las chicas estamos en unidad”. Pero otro problema se presento:

__ ¿Cómo se usa esta cosa?

Me pregunto Walter, con una mirada perdida…

__ ¡Como quieres que yo lo sepa, se supone que tú lo debes de saber, además tú lo vas a usar!

Le conteste un poco exaltada… pero me calme para no perder la oportunidad; al principio Walter rompió varios de los preservativos. Por suerte Eri nos dejo una caja de varia unidades… por fin Walter lo logro colocar como se debe, me acosté en un viejo colchón para que Walter comenzara, yo más o menos tenia una idea de cómo hacerlo, una forma era por las películas que había visto con la Mayor Sophia y la otra, vi como lo hacían Marco y Fio. En cuanto a Walter espero que no se equivocara de orificio… Walter comenzó a besarme apasionadamente, acariciaba mis senos debajo de mi playera y sostén, como lo hacen cualquier pareja amante… poco a poco trataba de desabrocharme mi hebilla del cinturón, la cual se volvió a trabar…

__ ¿No la puedo abrir, sabes como?

Me pregunto Walter mientras luchaba por abrir la endemoniada hebilla…

__ Ahora no te través, que estoy que ardo…

Le exclame mientras ambos luchábamos con estas cosa, Satán si que se aferro a esa cosa, al fin cedió, y abrió… Walter deslizo muy fuertemente mis pantalones, tanto que me tiro del colchón… lo admito no éramos unos profesionales, y era algo patético, nos hacíamos más daño, que placer… en las películas que vi, parecía tan sencillo, pero a nosotros nos costaba mucho trabajo…

Al fin los dos nos encontrábamos completamente desnudos, la poca luz de una lámpara nos dejaba ver tal como venimos al mundo; yo cubrí mis senos con mis manos, tenia algo de pena, y Walter no quería que viera su miembro, tal vez tenia miedo que me burlara, o lago parecido… Al fin nos decidimos a comenzar, me volví a acostar el colchón, y abrí mis piernas para darle paso a Walter, quien se recostó encima de mis senos dejando caer todo su peso sobre de mi…

__ ¡Walter ten cuidado, por favor, trátame con delicadeza a caso no sabes que es mi primera vez!

__ ¡Perdón, no quise lastimarte!

Así proseguimos, sentía el miembro de Walter, restregándose por toda mi aérea púbica, como si no supiera donde colocarlo… así que le dije:

__ ¡Yo lo coloco y tu has el resto!

Al fin Walter siguió sus instintos, comenzó con un vaivén de sus caderas, cada vez que entraba y salía, me sentía en el cielo, yo abrazaba a Walter con todas mis fuerzas, para que nunca se apartara de mi, ambos disfrutábamos mucho de esa dance de caderas, yo lo apretaba tanto con mis caderas que casi lo estrujaba tanto, no era dolor si no el puro placer, con cada penetración yo exclamaba una Aaaahhhhh, desde los rincones más recónditos de mi ser. Yo no era la única que disfrutaba, Walter también gozaba tanto, que aumentaba la velocidad… tanto fue la excitación que Walter me grito:

__ ¿Creo que me voy a mear? ¿Mejor me salgo?

__ ¡No! ¡Sigue yo también ciento lo mismo!

Un espasmo recorrió mi columna, nunca había sentida nada como esto, mis caderas casi se dislocaban y junto a mis piernas… mi clítoris soltó una gran cantidad de líquido muy brillante, era un orgasmo, el primero de mi vida… tanto fue mi goce que moje tanto a Walter como la mitad del colchón… unos instantes más y Walter, me penetro con tal fuerza que creí que me desgarraría; el también tuvo un orgasmo, y se detuvo.

Walter saco su miembro de mi vulva, un poco manchado de sangre, al levantarse encontró gotas de sangre en el colchón, eso le demostró que el fue el primer hombre en mi vida, se quito el preservativo, y lo puso a un lado, estaba lleno de aquel líquido blanco que vi cuando el Mayor termino adentro del cuerpo de Fio.

Nos abrazamos, nos besamos y nos acariciamos, por unos instantes… hasta que el cansancio me venció junto a él. Nos dormimos completamente desnudos, uno junto al otro, abrazados, y nos cubrimos con una sabana que estaba en una caja.

Al día siguiente desperté, y Walter estaba a la par, con una bandeja con el desayuno, me vestí y me dispuse a consumir mis alimentos, estaba un poco adolorida, por de anoche, pero no era molesto, si no placentero… terminamos de comer, y salimos de ese hangar, para reportarnos a nuestras asignaciones. Por fortuna, cuando hacen revisión medica, se tardan todo el día por que hay uno oficiales o soldados que le temen a los médicos como los nuevos, que se rehúsan que otro hombre les revise sus cositas, pero esta vez fueron enfermeras las asignadas a este trabajo, y por eso todos los chicos se dejaron inyectar.

Al llegar al patio central, todos los presentes se sobaban aun los glúteos, por el dolor de los pinchazos, en especial los chicos. Me reí un poco al ver como caminaban el Mayor, el capitán y el teniente… pero de lo que no me percate fue que se dieron cuenta… se me acercaron y me rodeaban y me dijeron:

__ ¿Mayor que le hacemos a esta chistosita?

__ ¿Qué opina capitán?

__ ¡A juzgar con su cara, la paso bien anoche, así tiene de energía de sobra, tal vez el juego de la ruleta rusa!

__ ¡Eh Marco, creo que es demasiado peligroso, además es una niña aun!

__ ¡Silencio capitán, yo tengo el mando, así que lo vamos hacer!

__ ¡Hey para tus caballos Marcus, estoy de acuerdo con Tarma, es muy peligroso!

__ ¡Muy bien, le podremos algo sencillos, por ser su primera vez!

Me aterrorizaban, estos oficiales, son famosos por hacer concursos sobre quien es el más cruel y violento de los tres. Pero ahora tengo a alguien que me importa y no me dejaría intimidar, antes de mediar palabra interrumpió Walter con tono de héroe:

__ ¡Yo asumo la culpa de ella, así que cualquier castigo que le den, yo lo recibiré, por que ella es la mujer de mi vida!

Los tres se burlaron de Walter quien seguía con una posición inquebrantable… Tarma exclamo un comentario:

__ ¡A eso se le llama hombría, recibir un castigo por la mujer que amas, y demostrar que estas dispuesto a defenderla, no solo hoy si no por el resto de tus días, sin importar nada!

Walter sonrió, y pregunto:

__ ¿Entonces no me van a castigar?

Los chicos re rieron unos instantes, y luego Marco le exclamo:

__ ¡Su castigo, será menor por la demostración de valor de hace rato, así que la penitencia será, resistir un round completo con el teniente!

Ensáñalo Marco, con el pulgar hacia atrás de él. El teniente era una mas de musculo y graso, tiene la misma altura que Walter o Marco, pero cálculo que pesa lo de un boxeador de peso pesado, sin mencionar que tiene un alcance de 64”. No importa lo que digan, no me parece tan peligroso, se ha portado bien con migo, y tal lo haga de nuevo…

Unos instantes más tarde, Walter volvió en si, luego de enfrentar al teniente; los oficiales lo rodeaban, y el Mayor exclamo:

__ ¿Creo que pasaste un poco, no lo crees así?

Le dijo al apenado teniente, mientras que Walter divagaba, y dijo:

__ ¿Cuánto dure?

__ ¿Anoche o el la pelea?

Le contesto el metiche de Tarma, mientras que los demás de burlaban del pobre Walter…

__ ¡Solo un insignificante golpe su suficiente para noquearte! ¿Quién lo diría, que tienes mandíbula de cristal?

Le respondió el teniente mientras lo ayudaba a levantarse. Así fue como recupere, Walter, pero de vez en cuando s me escapa, para irse de juerga con sus amigotes, sin mencionar de cada vez se desaparece unos días más que la última vez.

La primera vez no fue tan perfecta, pero fue inolvidable, lo hice con un buen chico, aunque anda en malos paso, se que lo lograre convencer de abandonar a eso psicópatas de sus amigos. Para mejorar nuestra relación le pedimos consejos, al grandioso Marco. Actualmente disfruto las noches que paso con Walter, gracias a la experiencia de Marco, pero algo nunca se me olvidara, es que todo esto se lo debo a una Sargento Segunda llamada Eri Kasamoto, que me ayudo a recuperar a mi novio, quien al pasar los años, se convirtió en el padre de mi linda hija, la cual tiene las mismas dudas que yo tuve a su edad, pero algo fuera de lo de costumbre, solo la he visto acompañadas por chicas muy raras.

Gracias a todos por su atención…

Finito
avatar
DLN
Soldado de primera
Soldado de primera

Cantidad de envíos : 110
Karma : 0
Fecha de inscripción : 22/10/2009
Edad Edad : 30
Localización : Guatemala

Volver arriba Ir abajo

Anuncio global Re: Mi Querida Sargento

Mensaje por David_1 el Vie Oct 23, 2009 4:50 pm

Muy buena tu fan fic Juancho_DLN sin duda alguna muy interesante de leer una y otra vez aunque bueno se que tambien quiero aprovechar la oportunidad de sugerir algunas cosas.

Lo primero que para una fan fic pues deberias hacerla por capitulos asi pues se debe hacer una pausa para pasar a otras parte de la historia como al siguiente dia o siguiente semana pues la verdad es muy larga y por partes no se siente tan larga xD pues tambien si se puede pues que en un vinculo directo lo muestre en otra pagina porque en el foro pues se ve muy grande como si no terminara pues asi creo que seria mas aprovechable de dar opiniones directamente aqui o comentarios de los fan fic lo que opinen los demas y con otras paginas como un blog pues creo que seria mas facil o un documento Word.

Si supiste inventar la historia con varios personajes de metal slug sobre romances jeje. xD no me has respondido al mensaje Mp que te envie no se si te llego leelo por favor. Saludos
avatar
David_1
Sargento 2º
Sargento 2º

Cantidad de envíos : 604
Karma : 4
Fecha de inscripción : 20/10/2009
Edad Edad : 37
Localización : adfasdf

Volver arriba Ir abajo

Anuncio global Re: Mi Querida Sargento

Mensaje por DLN el Vie Oct 23, 2009 5:17 pm

Gracias por tu sugerencia, eso me dice ke alguien se tomo la molestiade leerlo y me alegra.

A por cierto este fic esta es un documento de Word, pero no se puede subir a este foro, esta la unic forma de acerlo, ya ke lo intente antes y me funciono asi ke le pregunte a Alias y me dijo ke asi lo hiciera.

En eso de los capitulos la mera verda no soy bueno con los titulos y ahora imaginate si apenas puedo poner titulo a un fic y ahora a capitulos enteros.
avatar
DLN
Soldado de primera
Soldado de primera

Cantidad de envíos : 110
Karma : 0
Fecha de inscripción : 22/10/2009
Edad Edad : 30
Localización : Guatemala

Volver arriba Ir abajo

Anuncio global Re: Mi Querida Sargento

Mensaje por Tarma Jones el Vie Oct 23, 2009 7:03 pm

Exelente fic, men por un momento parecia k Marco la iba a violar, cuando resulto k el castigo era limpiar con el cepillo de Tarma hubiera aparecido la tipica gota de anime en la cabeza, un buen final como corresponde (k pasa a si algun fic le ponen un final triste? pregunto por curiosidad nomas)
avatar
Tarma Jones
Sargento 2º
Sargento 2º

Cantidad de envíos : 825
Karma : 7
Fecha de inscripción : 13/10/2009
Edad Edad : 37
Localización : Argentina, Ciudad de Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Anuncio global Re: Mi Querida Sargento

Mensaje por David_1 el Vie Oct 23, 2009 11:45 pm

Pues bueno no seria del agrado de nadie que termine asi pues pienso yo eso ya que muchos esperan finales felices pero no siempre es asi ni para los animes en algunos casos, bueno pues no se si en alguna pagina o algun blog como vinculo pudieras subir, tambien se puede subir a un servidor de archivos para que otros lo bajen como Megaupload que subas el archivo o documento Word en .rar para que no tenga riesgo de virus, pues asi se facilitaria mas pues aqui en el foro se me hizo largo hasta sentia pereza de tener que bajar el curso de la pagina hacia abajo a parte que tenia que ver ahi el Chavo del 8 para entretenerme mas y hacer una pausa, lastima que no tengan imagenes de primero o dibujos este fan fic pues viera sido mas interesante si alguien lo dibujara como Doujin xD

Hey Juancho_DLN no me respondiste ahi a mi pregunta de que si te llego el MP porque aun estoy esperando tu respuesta O_O
avatar
David_1
Sargento 2º
Sargento 2º

Cantidad de envíos : 604
Karma : 4
Fecha de inscripción : 20/10/2009
Edad Edad : 37
Localización : adfasdf

Volver arriba Ir abajo

Anuncio global Re: Mi Querida Sargento

Mensaje por Tarma Jones el Sáb Oct 24, 2009 12:03 am

efectivamente un final feliz es lo mejor y es verdad k no siempre es asi por ej en la pelicula The Mist (la niebla) no se si la viste, el final no es bueno.
avatar
Tarma Jones
Sargento 2º
Sargento 2º

Cantidad de envíos : 825
Karma : 7
Fecha de inscripción : 13/10/2009
Edad Edad : 37
Localización : Argentina, Ciudad de Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Anuncio global Re: Mi Querida Sargento

Mensaje por David_1 el Sáb Oct 24, 2009 12:12 am

No he visto esa pelicula pues se que no veo asi peliculas raras pues bueno que me recuerde de un anime o alguna serie que no termine un final feliz cual era MMm eso solo seria de pensar pues no me recuerdo cual terminaba en final triste.

Hay recordatorio para Juancho_DLN me avisas si te llego mi MP en tu perfil mira tus mensajes ahi lo respondes xD
avatar
David_1
Sargento 2º
Sargento 2º

Cantidad de envíos : 604
Karma : 4
Fecha de inscripción : 20/10/2009
Edad Edad : 37
Localización : adfasdf

Volver arriba Ir abajo

Anuncio global Re: Mi Querida Sargento

Mensaje por DLN el Sáb Oct 24, 2009 1:30 pm

Lo siento David_1 no lo he recibido
pues a ver si nos ponemos en contacto el lunes, alli es mi correo.

A por cierto los ke desica Tarma, si sera muy bueno este fic con un magna corto, solo en pensar esto, nombre y las escenas quedarian excelente.

pero no naci con el talento para el dibujo.

pero los dibujos los pueden hacer usted con base a este fic y luego los suben.
avatar
DLN
Soldado de primera
Soldado de primera

Cantidad de envíos : 110
Karma : 0
Fecha de inscripción : 22/10/2009
Edad Edad : 30
Localización : Guatemala

Volver arriba Ir abajo

Anuncio global Re: Mi Querida Sargento

Mensaje por David_1 el Sáb Oct 24, 2009 7:29 pm

Ahora entiendo la razon pues crei que te habia llegado por lo visto que no haber si no sera alguna falla de la pagina pues bueno se que en el MP que me enviaste ya te agrege pues no se si te has conectado y me agregaste ya pues si no te paso en un correo mi msn aunque por suerte podre aun conectarme ya que ahora cuento con algo de tiempo.

De hacer dibujos no es mala idea pero lo malo yo tampoco se dibujar pues si supiera ya viera hecho miles de dibujos de Metal Slug con otros personajes de otros videojuegos pero no de Kof si no de mis favoritos de Nintendo aunque bueno haber si alguna vez se aparecera alguien por aqui y se anime hacer el doujin aunque mas facil si se conociera a un buen dibujante japones aunque creo que seria mas facil pedirle favor a Enomosiki si conoce a alguien de sus contactos de la compañia que sea dibujante o alguien de la empresa de Dragon Fly si conoce tambien.
avatar
David_1
Sargento 2º
Sargento 2º

Cantidad de envíos : 604
Karma : 4
Fecha de inscripción : 20/10/2009
Edad Edad : 37
Localización : adfasdf

Volver arriba Ir abajo

Anuncio global Re: Mi Querida Sargento

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.